Home » Familia » 6 ventajas de ser mamá después de los 40 años

6 ventajas de ser mamá después de los 40 años

Ser madre después de los 40, con los cuidados necesarios, es una bendición.

La edad en que las mujeres pueden ser madres se retrasa cada vez un poco más. La madurez que poseen las mujeres mayores de 40 parece ser una ventaja clara, al igual que la estabilidad emocional, socio económica y profesional.

Tiempo atrás, hablar de esta posibilidad parecía una locura. Complicaciones durante el parto, riesgo de vida de la madre y el bebé, o incluso el aborto eran sus grandes riesgos. Pero hoy todo esto ha cambiado, la ciencia, la medicina y la forma de vida de las mujeres de hoy han dado la vuelta a todos estos riesgos.

Ventajas para ser madre pasados los 40

Estudios recientes nos demuestran que las revisiones mensuales y cuidados adecuados dan un marco propicio para poder aspirar a tener un hijos después de los 40 años.

Recuerda visitar al ginecólogo antes de tomar la decisión de ser madre, él te podrá aconsejar correctamente cómo afrontar el embarazo.

Madurez a nivel fisiológico:

Alimentación y vida sana

Cuanto más grandes somos, la alimentación va mejorando y se va transformando en una mucho más sana. Verduras, frutas, lácteos y cereales de a poco se incorporan y nos transforman en una dieta saludable. El interés, entonces, al momento de quedar embarazadas aumenta. sobretodo en la conciencia de la comida qué mejor pueda hacer al feto y al cuerpo en general. El cuidado es mucho mas tomado en cuenta y es mayor, por nosotras y nuestro futuro hijo.

Habilidades mentales

La agudeza mental aumenta, la resolución de problemas se afina y agudiza la capacidad verbal. Según estudios, el embarazo genera hormonas que agudizan y elevan lo antedicho; conocidas son la progesterona y el estrógeno que nos dan desarrollo en el tejido cerebral y actúan sobre la estructura del cerebro.

Madurez a nivel mental:

Se es plenamente consciente de la decisión tomada

Pasados los 40 años las decisiones son completamente asumidas, planteadas y planificadas. No nos agarra un embarazo por error, por el contrario lo deseamos. Se tiene bien en cuenta los pro y los contra. La mujer se encuentra perfectamente preparada para afrontar esta nueva etapa.

No existen inseguridades ni dudas.

Equilibrio mental y emocional

La madurez adquirida nos prepara mejor para afrontar los cambios que conlleva un embarazo. La sensatez por la edad que se tiene nos genera paz, nos genera mucho mas sentido de disfrutar que de sufrir. La experiencia que la vida nos otorgo nos hará pasar esta etapa preparadas, seguras y con la mente abierta para los cambios en el embarazo y en la vida posterior con un hijo en nuestros brazos.

Estabilidad laboral y económica

A los 40 en general nuestra estabilidad laboral ya son reales. Ya nos encuentra con varios años de labor y con un puesto mas o menos definido.

Tenemos las seguridades de que podremos afrontar los gastos que el traer un niño al mundo conlleva. Las metas laborales ya están conseguidas y un bebé ya no será impedimento para el camino de conseguirlas, porque ya las poseemos.

Nuestros hijos no serán culpables de nada

Cuando somos jóvenes, mucha veces al ser madres enfrentamos una vida de muchas responsabilidades y por ende, dejamos pasar etapas que en algún momento las añoraremos. Es ahí que solemos “culpar” a nuestros hijos de no haber podido vivir nuestras vidas como hubiésemos querido.

La madurez, nos quita esta presión, ya hemos vivido todo lo que quisimos, por lo tanto nuestros hijos serán una bendición, y no culpables de ninguna falencia nuestra.

Consejos:

  • Recuerda visitar al ginecólogo antes de tomar la decisión de ser madre, él te podrá aconsejar correctamente cómo afrontar el embarazo.
  • Los chequeos mensuales son fundamentales.
  • Sentirás una disminución de energía producto de la edad, pero esto no es problema.
  • El embarazo no es enfermedad, es el mejor estado de la mujer.

Fuente: Positivomundo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*